Normativa a tener en cuenta si queremos ahorrar energía en iluminación

Ahorrar energía en iluminación puede consistir en reducir la cantidad de lámparas instaladas, sustituir unas lámparas obsoletas por otras más eficientes, o mejorar la gestión de la iluminación, entre otras opciones. La cuestión es: donde encontramos el límite?

Cualquier propuesta de cambios en iluminación debe ir acompañada de un estudio lumínico en el que se demuestra que se cumple la normativa vigente. En este vídeo comentamos algunos aspectos fundamentales a tener en cuenta cuando queremos ahorrar energía en iluminación.

Contenidos relacionados

Gomets (pegatinas)

Visitamos una escuela de primaria y un instituto en el que se ha realizado un proyecto de ahorro energético de éxito. Lo que caracteriza el proyecto es que en vez de modificar el edificio se ha trabajado en capacitar a la gente que lo utiliza.

Ver el vídeo

La bienal de arquitectura y urbanismo de Seúl

¿Hasta qué punto una bienal de arquitectura puede influir en la transformación de la ciudad donde se celebra? Bajo el título de "Imminent commons" arranca la primera bienal de arquitectura y urbanismo de Seúl, creando un espacio de reflexión y debate que va mucho más allá de las presentaciones teóricas.

Ver el vídeo

Presente y futuro de la transición energética

El Sr. Ferran Tarradellas (Director de la Representación de la Comisión Europea en Barcelona), la Sra. Assumpta Farran (Directora del Instituto Catalán de Energía) y la Sra. Cristina Castells (Dirección de energía y calidad ambiental del Ayuntamiento de Barcelona) nos explican cuál es el estado actual de la transición energética y hacia dónde vamos.

Ver el vídeo

El impacto ambiental de la energía reactiva

Compensar la energía reactiva es una de las propuestas habituales al hacer una auditoría energética de un edificio. Siempre se dice que es una medida únicamente para ahorrar dinero, pero ... es así realmente? Lo analizamos en este capítulo.

Ver el vídeo

Captadores solares integrados

Los captadores solares integrados suelen ser los de termosifón convencional. Son fáciles de instalar pero tienen una eficiencia energética menor. En cambio, los sistemas más eficientes tienen más elementos y resultan más complejos de calcular e instalar.

Ver el vídeo